El último adiós a Waldemar Daninsky

“Pául Naschy ha sido el mejor embajador de cine fantástico que ha existido en Europa, Estaba considerado por la crítica norteamericana como uno de los últimos mitos vivientes del cine fantástico junto a su buen amigo Christopher Lee. El entendía mejor que nadie que el motor que mueve la industria del cine siempre ha sido y será el género fantástico, Pául Naschy ha dado su vida y obra a consagrarlo y elevarlo a un listón que los nuevos cineastas difícilmente podremos alcanzar.
Para mi fue un honor trabajar con él en su última película de género, “La Herencia Valdemar” tan solo tuve que decirle dos palabras para animarle a participar en el proyecto: “Cine Clásico”.
El mayor motor del cine es el género fantástico y su mejor maquinista nos ha dejado. Se debe estar volviendo loco firmando autógrafos allá donde esté, por que, estén seguros de que irá al cielo como hombre excelente que era.”

Con estas palabras, José Luís Alemán se despedía en un escueto comunicado de Jacinto Molina Álvarez (el verdadero nombre del actor), quien deja tras de sí un legado de más de cien películas como actor, director y guionista, pero siempre será recordado por Waldemar Daninsky, su particular revisión del mito del hombre lobo. Mito Paul Naschy a la altura de los Bela Lugosi, Boris Karloff o Lon Chaney. Así pues, se ha ido el último maestro del cine clásico (en cuanto al cine de género al menos).

Se ha escrito mucho los últimos días acerca de Paul Naschy, de su carrera, la falta de reconocimiento en España frente a la admiración que despertaba en el resto del mundo, proyectos que se quedarán inacabados, incluso de sus méritos en halterofilia… pero de lo que no cabe ninguna duda es de que estamos ante todo un icono del terror y que se ha ganado a pulso formar parte de la historia de nuestro cine.

Disco Rojo, El jorobado de la morgue, El aullido del diablo, La marca del hombre lobo… son solo algunos de los títulos que nos ofreció a lo largo de su extensa carrera. Cierto es que hay títulos realmente soporíferos, pero otros como La Noche de Walpurgis le convirtieron en una auténtica estrella en lugares tan dispares como EEUU y Japón.

La primera vez que tuve el placer de ver al maestro Naschy fue en la ya mencionada La Marca del hombre lobo. En una época en la que la figura del licántropo estaba devaluada y casi obsoleta, el actor se atrevió a escribir y protagonizar una revisión de la leyenda del hombre lobo, la primera hecha en tierras españolas. El film recogía gran parte de la esencia de los clásicos de Universal y servía, además, para dar comienzo a su propia leyenda y la de Waldemar Daninsky. Un personaje Waldemar al que recurriría en otras muchas ocasiones a lo largo de su trayectoria y por el cual será recordado siempre.

Su defensa y dedicación al cine de género le valió el reconocimiento internacional y, aunque tarde, también en España con menciones en Sitges y la medalla de oro al mérito de Bellas Artes entre otras. Incluso en los últimos meses se habían empezado a recoger firmas para que obtuviera el Goya de Honor a toda su carrera. Propuesta que por otra parte llegó tarde, pues el premio ha recaído finalmente (también merecidamente) en Antonio Mercero.

Y es que tras “colgar las garras” el cine de licántropos perdió su aroma más artesanal dando lugar a otro tipo de filmes más visuales, de otra época. Cintas como En compañía de lobos, Aullidos o Un hombre lobo americano en Londres son ya otra historia que dejan de lado la tradición que siguió Paul Naschy. Sólo ejemplos anecdóticos como Lobo de Mike Nichols o la esperada El hombre lobo protagonizada por Benicio del Toro recogen parte de la magia del cine clásico que albergaban las ¡14 películas! en las que este hombre que no descansaba en noches de luna llena se caracterizó de lobo.

Paul Naschy se ha ido a los 75 años a causa de un cáncer que le venía acompañando y contra el que luchaba desde hacía tiempo. A pesar de lo cual siguió trabajando y en enero podremos despedirle como mejor se merece, acudiendo al cine a verle por última vez. Con su pérdida el género del terror se ha quedado algo más huérfano, pero su trabajo ha quedado ya para la posteridad.

Solo una pequeña advertencia. Quizás convenga no salir en noches de luna llena, pero si no nos queda más remedio… lo mejor será estar alerta y no entretenerse mucho. Nunca se sabe quien puede estar aullando.

Anuncios
Comments
One Response to “El último adiós a Waldemar Daninsky”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] El último adiós a Waldemar Daninsky diciembre, 2009 5 […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: