JVCD: El renacer de un actor

He aquí la primera crítica más o menos profesional que tiene mi firma. Al menos la primera que ha sido publicada en un medio. La peli… JVCD, con el renacido Jean-Claude Van Damme como protagonista. El medio que se atrevió a publicarme… La Huella Digital. Sin embargo, no voy a pegar tal cual la crítica… esta guarda alguna pequeña diferencia con respecto a la publicada en La Huella… para leer la versión original – publicada el 24 de octubre de 2008 -, pinchad aquí.

Ahora sí, os dejo con la reseña cinéfila.

Imaginemos a un Van Damme en el ocaso de su carrera y afligido debido al juicio por la custodia de su hija. Entonces decide volver a Bélgica para reencontrarse a sí mismo y se ve envuelto en el robo de un banco. Con esta sugerente premisa se presenta el nuevo film de Jean-Claude Van Damme, JCVD.

A algunos les vendrán a la mente títulos como Takeshis’, pero comparaciones aparte, y siguiendo un tono de tragicomedia, JCVD tiene momentos realmente buenos que nos descubren una interesante obra que va más allá de lo que a simple vista pudiera parecer.

De un lado se nos presenta un thriller con policías, robos y demás; y de otro, una mirada introspectica del mundo del cine a sí mismo. A priori no hay por donde coger algo así, sin embargo, el resultado final, a la par que sorprendente, es más que reseñable.

Además, la propuesta se adereza con algunos toques de comedia y situaciones que, a pesar de despertar algunas risas, son tan cotidianas que más de uno se mire a sí mismo.

A modo de falso biopic y reflexionando sobre la fama y su precio, Van Damme hace su interpretación más sincera y humana. En JCVD deja de lado las artes marciales para analizar e ironizar sobre su propia vida. Quien fuera protagonista de hitos del cine como Double Team o Van Damme’s Inferno, parece haber resurgido y ha encontrado su vena interpretativa.

Después de algunos intentos con películas salidas directamente al mercado DVD, su retorno a la gran pantalla da la sensación de haberle salido bien. En el presente film somos testidos de la mejor interpretación del actor belga hasta la fecha.

La cinta del semidesconocido por estos lares, Mabrouk El Merchri, convence desde un primer momento. Alejada de grandes pretensiones consigue conectar pronto con el público, pues estamos siendo testigos de la caída de una estrella que retoma a la cruda realidad.

Esta conexión con el espectador también se logra gracias a las escenas en las que un emocionado Van Damme interpela al público para confesarse.

Siguiendo un montaje atractivo y ágil (pero sin caer del todo en la estética de un videoclip), además de usar saltos temporales hacia atrás y adelante para enlazar toda la trama, el director francés logra seducir con una película fresca y sin complejos.

JCVD es una entretenida y sorprendente propuesta (debido sobre todo a su protagonista más que al tema abordado) pero que, como no podía ser de otra forma, al final se deja llevar por las buenas intenciones y los mensajes moralizantes típicos de Hollywood.

¿Lo mejor del film? Jean-Claude Van Damme. ¿Lo peor? Que no vaya a tener el recorrido comercial que se merece.

rrera y afligido debido al juicio por la custodia de su hija. Entonces decide volver a Bélgica para reencontrarse a sí mismo y se ve envuelto en el robo de un banco. Con esta sugerente premisa se presenta el nuevo film de Jean-Claude Van Damme, JCVD.
A algunos les vendrán a la mente títulos como Takeshis’, pero comparaciones aparte, y siguiendo un tono de tragicomedia, JCVD tiene momentos realmente buenos que nos descubren una interesante obra que va más allá de lo que a simple vista pudiera parecer.
A modo de falso biopic y reflexionando sobre la fama y su precio, Van Damme hace su interpretación más sincera y humana. En JCVD deja de lado las artes marciales para analizar e ironizar sobre su propia vida. Con un resultado interpretativo más que notable.La cinta del semidesconocido por estos lares, Mabrouk El Mechri, convence desde un primer momento. Alejada de grandes pretensiones consigue conectar pronto con el público, pues estamos siendo testigos de la caída de una estrella que retorna a la cruda realidad.

Esta conexión con el espectador también se logra gracias las escenas en las que el propio Van Damme interpela al público para confesarse.

Siguiendo un montaje atractivo y ágil (pero sin caer en la estética de un burdo videoclip), además de usar saltos temporales hacia atrás y adelante para enlazar toda la trama, el director francés logra convencer con una película fresca y sin complejos.

¿Lo mejor del film? Jean-Claude Van Damme. ¿Lo peor? Que no vaya a tener el recorrido comercial que se merece.

Anuncios
Comments
3 Responses to “JVCD: El renacer de un actor”
  1. Me quedé con ganas de verla en su momento, a ver cuándo la llevan a la videoteca de la facultad y me desquito.

  2. danilobato dice:

    La verdad es que duró bastante poco en salas… también porque se exhibió muy poco. Prueba a ir al videoclub Ficciones… ahí seguro que la tienen.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] JVCD: El renacer de un actor diciembre, 2009 2 comentários […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: